Skip to main content
Organizacion Multinivel

Quiero ingresar al Negocio Multinivel… ya tengo mis invitados

¿Que sucede cuando un invitado a nuestro Negocio Multinivel quiere invitar a sus conocidos antes de ingresar el?

Siempre digo que los negocios multinivel, tienen algunas cosas que son idénticas con los negocios tradicionales.

Hoy quiero hablar de un tema que tiene que ver con la determinación personal, y no termino de entender cual es la razón por la cual las personas no actúan igual en un negocio tradicional o de red, en cuanto a este tema.

Supongamos el caso que una persona asiste a una presentación de la oportunidad de un negocio multinivel, ya sea grupal o personal, y conforma avance la presentación la idea comienza a gustarle y cree que es para el.

Al mismo tiempo se da cuenta que los negocios en red funcionan mejor obviamente con una red, y que para construir una red, hay que invitar a otros a formar parte de ella.

Esto no es nada nuevo si ya conoces de estos negocios, pero siempre hay alguien que lo conoce por primera vez.

Cuando termina la presentación, el anfitrión siempre pregunta ¿Que te parece esta oportunidad? ¿Crees que es para ti? ¿Cuando quieres empezar? o cualquier otra pregunta de ocasión.

Y aquí viene de lo que quiero hablar hoy.

Muchas personas responden, “SI creo que es para mí, me interesa, ¡incluso ya estoy pensando a quien invitar!”, pero de todos modos no deciden en ese momento y van a sus casas “a pensarlo”.

Perfecto, todo el mundo tiene derecho a pensar bien las cosas, y de hecho siempre lo recomiendo.

A pocos días el anfitrión llama a su invitado para nuevamente preguntarle si había pensado, como ve el negocio y si finalmente quiere comenzar.

Y aquí viene la respuesta objeto de esta nota, el invitado dice “Si quiero comenzar, pero primero me voy a reunir con mis dos amigos para ver si quieren empezar conmigo

¿Que pasará por la cabeza de una persona, que necesita encontrar otras personas que quieran ingresar a un negocio al cual todavía él no ha ingresado?

Imaginemos que llama a sus amigos para presentarles el negocio para que ingresen con él, y cuando ellos le preguntan ¿Cuanto tiempo llevas en el negocio? les dice, “Bueno, en realidad no he ingresado aún, estoy hablando con ustedes para ver si ingresamos juntos”.

¿Que pensarán sus amigos?

Supongamos que en lugar de un negocio de red, se le ocurriera montar otro negocio del tipo comercio tradicional.
Supongamos que quiere fundar una heladería.
Entonces antes de armar la heladería, busca dos amigos que quieran hacer lo mismo, para saber si le gustaría poner una heladería
¿No suena lógico verdad?

Las posibilidades son las siguientes: 1 – que ambos le digan que no, 2 – que uno le diga que si y el otro que no, 3 – que ambos le digan que sí.

Si un o ambos le dicen que SI, fantástico seguramente al menos dos ingresen al negocio.
Si ambos le dicen que NO, lo más probable es que ninguno de los tres ingrese, porque esta persona sentirá terrible temor de ingresar a un negocio al cual ¡sus dos primeros invitados rechazaron!.

Pero la verdad es que en todos los casos el problema no son los invitados, sino que esta persona en realidad está muy insegura del negocio, y no está buscando armar su red, sino que está buscando personas que apoyen y refuercen su poca decisión y finalmente se anime a dar el paso.
Y en todos los casos, ingreso o no, será una decisión débil, ya que se tomó condicionada por la decisión de terceros.

Por eso desaliento este tipo de actitud acompañando a nuestros invitados a presentar el negocio a esos “dos contactos importantes” que van a ingresar con el al negocio.

Primero nuestro invitado debe estar convencido del negocio y tomar su decisión de ingresar, porque nunca podremos demostrar seriedad a los otros invitados, explicando que los estamos buscando para ingresar con el primero.

Esto realmente da una imagen de estar “usando” a las personas para fundar un nuevo negocio.

Un negocio en red primero se funda con nodo principal, y luego se suman nuevos nodos, pero nunca debemos querer tener varios nodos cuando todavía no está fundada la red. ¡Es básico!

Cuando se nos cruce un caso como este, sugiero hablar con nuestro invitado, brindarle todo lo que necesite para evacuar las dudas que aún le quedan, e invitarlo que medite con tranquilidad nuevamente el negocio y decida si quiere comenzar o no.

Pero que no tome esta decisión dependiendo de si sus amigos quieren o no ingresar con el, ya que esos amigos que el cree serán sus primeros “pilares” del negocio, puede que no les guste la actividad, y es o no significa que el negocio sea bueno o malo, sino que simplemente no es para ellos.

Los negocios están para todas las personas, pero no todas las personas están para todos los negocios.

Cuanto más convencidos estén las personas que ingresan a nuestro negocio, más sólida será nuestra red.